Orlando Contreras, participo en la X Asamblea de COPROFAM en Montevideo
“Un gobierno que no defienda la pequeña AF tiende a crear distorsión en el mercado”

 Orlando Contreras representa al Movimiento Unitario Campesino y Etnias de Chile. Recientemente, estuvo en Montevideo y fue uno de los participantes de la X Asamblea de la Coprofam. “En Chile, del 90 en adelante se ha peleado mucho y hoy día el 51 % del presupuesto del Ministerio de Agricultura, que es mucha plata, va a la pequeña agricultura”, destacó.

—¿Cómo evalúa la reunión de Coprofam?

—Reconocemos que en la Coprofam, como organización gremial que representa a la agricultura familiar campesina e indígena, tenemos bastante asimetría, pero también tenemos una gran cantidad de logros acumulados. La Coprofam ya cumplió 23 años y fue la organizadora de estos espacios de diálogo entre sociedad civil, como se llamaba en aquel tiempo, y gobierno. Muchos de los temas que hoy día evaluamos, como juventud, género, políticas diferenciadas, se están materializando con las asimetrías propias de cada país. Hay algunos países que van muy rápido, por la institucionalidad que tenían, otros que van más lento, pero todos van avanzando, y eso es un activo.

También empezamos a hablar del futuro, que es importante, porque estamos desafiados por muchos temas que vemos con cierta preocupación. Por el otro lado están la Alianza del Pacífico, en la que están México, Colombia, Perú y Chile, y Mercosur, y creo que ya las dos están conversando. Se está viendo que en el futuro eso tal vez sea un gran bloque económico, y ¿dónde está el espacio de la pequeña agricultura? ¿Y las políticas diferenciadas? Porque los tratados internacionales de estos grandes megabloques terminan siempre dejando al más débil. Entonces tenemos que estar en la mesa de negociación defendiendo nuestro sector.

—¿Cómo es la situación en Chile —de apoyo a políticas de agricultura familiar— ya que es un país que tiene tratados de libre comercio.

—Es una larga historia. Cuando se recupera la democracia, el gobierno militar dejó establecido el libre comercio, que del 90 en adelante se profundizó y ahí tuvo un colapso la pequeña agricultura familiar. Afortunadamente había una institución que tenía ciertos instrumentos, y tal vez por la presión, las reuniones y lo que nosotros reclamábamos en aquella época, los Estados fueron como compensando en cierta medida a aquellos que quedaron más atrás. Eran políticas más subsidiarias, pero empezamos a exigir instrumentos para desarrollarnos. Chile es uno de los pocos países en América del Sur y creo que es el segundo o tercer país del mundo que tiene más tratados internacionales con todos los bloques del mundo. Países importantes, desde China y Estados Unidos, Unión Europea, India, muchos países del sureste asiático, en África es poco lo que tiene, pero con los bloques más importantes los tiene. Eso también tensiona mucho internamente, obliga a competir. En el 90 se pensaba que la pequeña agricultura iba a desaparecer, incluso la mediana y gran empresa decían que no se justificaba la pequeña propiedad, que había que concentrar en pocas manos y hacer producción intensiva, porque Chile tenía ventajas comparativas en ciertas cosas como frutas, vino, madera, productos agroindustriales elaborados.

Y nosotros con los años fuimos demostrando que la pequeña agricultura tiene un espacio. Hoy en día nos interesa mucho que los grandes […] salgan a vender afuera y nos dejen el espacio interno. Y en algunos rubros específicos la pequeña agricultura también está en el proceso exportador como proveedora de los exportadores. Creo que hay espacio allí, pero se tuvo que pelear mucho políticas públicas. Hoy día estamos peleando políticas públicas con más recursos. Entendemos que el comercio, siendo interesante, también tiene desafíos. Competimos con países más desarrollados y que tienen barreras paraarancelarias que son bastante especiales, no son económicas, hay mucha ayuda a sus agricultores. Nosotros exigimos lo mismo, un gobierno que no defienda la pequeña agricultura en América del Sur es un gobierno que tiende a crear mucha distorsión en el mercado. La seguridad alimentaria, producir alimentos sanos para la población y en abundancia está en manos de la pequeña agricultura. Los grandes empresarios, los grandes capitales necesitan volúmenes y piensan en el mercado grande, pero el pueblo es alimentado por la pequeña agricultura. Creo que hay un espacio que hemos conseguido, en Chile estamos profundizando eso.

Hay instrumentos focalizados, hay instrumentos de comercio que nos ayudan mucho a entender esto. En Chile del 90 en adelante se ha peleado mucho y hoy día el 51 % del presupuesto del Ministerio de Agricultura, que es mucha plata, va a la pequeña agricultura. Y aún decimos que es poco, porque en esto hay que seguir innovando, hay que seguir produciendo. Hay un grupo de agricultores que están bastante avanzados, pero también hay un gran grupo que está rezagado y ahí hay que trabajar mucho. Porque cuando el libre comercio se valida en un país algunos pierden y otros ganan, el Estado tiene que invertir más para nivelar la cancha. Es mentira que —especialmente en Chile se ha demostrado— que el comercio internacional y la apertura del mercado benefician a todos. No benefician a todos, siempre hay un sector que va a perder.

Ahí tenemos que estar interpelando a la autoridad o al gobierno. Eso es lo que estamos haciendo en este encuentro de la Coprofam, de la REAF, donde podemos conversar el tema de que la pequeña agricultura familiar campesina e indígena es un componente importante de la sociedad de América del Sur. Y eso hay que defenderlo siempre.

Gentileza Articulo Pagina Fida Mercosur 








PUBLICACIONES

Nombre de usuario:

Clave de acceso:



Organizaciones
MUCECH

















Confederacion La Voz del Campo

NUEVO SUBSITIO
Movimiento Unitario Campesino y Etnias de Chile MUCECH
Av. Portugal 623 Of. 1A, Santiago, Chile   -   Fono: (56-2) 222 65 72   -   Fax: (56-2) 635 15 18   -   E-Mail: mucech@mucech.tie.cl