Para combatir el hambre a escala mundial
FAO pide a los gobiernos un enfoque centrado en la Agricultura

El Director Mundial de la FAO, el brasileño, José Graziano da Silva, sostuvo en el último informe anual de este organismo de las Naciones Unidas, que es fundamental invertir en la Agricultura Familiar Campesina (AFC), para reducir eficazmente el hambre y la pobreza.


Al invertir más y mejor en la AFC subrayo Graziano de Silva, se esta movilizando a mil millones de pequeños productores para erradicar el hambre y la pobreza a escala mundial y al mismo tiempo que se salvaguarda el Medio Ambiente.


Este planteamiento mediante el cual se demanda a los gobiernos un enfoque centrado en los campesinos,  fue formulado el pasado 6 de diciembre en Roma por el director de la Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas (FAO), José Graziano da Silva,  en el informe “El estado mundial de la agricultura y la alimentación 2012”.


"Es necesaria una nueva estrategia de inversión que esté centrada en los productores agrícolas", aseguró el Director General de la FAO. "El desafío es –añadió Graziano da Silva - enfocar las inversiones hacia áreas en donde se obtengan resultados. Es importante garantizar que las inversiones redunden en elevados beneficios económicos y sociales y en sostenibilidad medio ambiental".

Tras un riguroso trabajo de investigación, los especialistas de la FAO han obtenido en los últimos meses, nuevos datos estadísticos relevantes que se manifiestan en el informe anual, mediante los cuales el Director de la FAO, afirma que los campesinos de los países de bajos y medianos ingresos invierten más de 170.000 millones de dólares estadounidenses al año en sus explotaciones – alrededor de 150 dólares por agricultor.


Esta cifra subraya el informe de la FAO “supone tres veces más que las contribuciones del sector público, y más de 50 veces la ayuda oficial al desarrollo que reciben los países”.


Por otra parte el estudio de la FAO asegura que invertir en la agricultura es claramente rentable al subrayar “En los últimos 20 años, por ejemplo, los países con las tasas más altas de inversión en las explotaciones agrícolas han hecho los mayores progresos en reducir el hambre a la mitad, para cumplir con el primer Objetivo de Desarrollo del Milenio”.


Al respecto, todos los estudios de los organismos económicos internacionales, de las principales universidades y de los gobiernos concuerdan en que “la Agricultura Familiar Campesina representa más del 80% de las explotaciones agrícolas en América Latina y el Caribe; provee, a nivel país, entre 27 y 67% del total de la producción alimentaria; ocupa entre el 12 y el 67% de la superficie agropecuaria, y genera entre el 57 y el 77% del empleo agrícola en la Región”.


Además de su importancia como proveedor de alimentos para las ciudades, generador de empleo agrícola y fuente de ingresos para los más pobres, la Agricultura Familiar contribuye al desarrollo equilibrado de los territorios y de las comunidades rurales dado que es un modelo productivo que favorece el arraigo de la familia al medio rural.


Así mismo advierte el informe de Graziano da Silva “Las regiones donde el hambre y la pobreza extrema están más extendidas -Asia meridional y África subsahariana- han visto las tasas de inversión agrícola estancadas o en disminución en las tres últimas décadas”.


En el informe se destaca además que "La evidencia reciente muestra signos de mejoría, pero erradicar el hambre en estas y otras regiones, y lograrlo en forma sostenible, requerirá un aumento sustancial en el nivel de inversión agrícola en las explotaciones y enormes mejoras en el nivel y la calidad de la inversión pública en el sector".


El informe anual llama la atención en las dificultades y limitaciones que enfrentan en muchos países los pequeños productores, “que a menudo incluyen la pobreza extrema, derechos de propiedad débiles y la falta de acceso a los mercados y servicios financieros.


Los especialistas de la FAO están convencidos que la  superación de estos obstáculos será esencial para liberar el potencial de inversión de los agricultores en muchas zonas rurales.


El informe anual de la FAO en concreto hace un llamamiento a los gobiernos, organizaciones internacionales, la sociedad civil y las empresas inversoras “para garantizar que las grandes inversiones en la agricultura -como la adquisición de tierras por empresas y fondos privados-, sean transparentes, responsables, socialmente beneficiosas y sostenibles para el medio ambiente”.

"La palabra clave es buena gobernanza. Debemos garantizar que las inversiones cumplen una serie de condiciones que aseguran su contribución a la seguridad alimentaria y al desarrollo local sostenible", advirtió Graziano da Silva.


Finalmente el Director General de la FAO, subrayo la necesidad de tener un proyecto de desarrollo estratégico internacional para movilizar a la Agricultura Familiar Campesina y en ese razonamiento los gobiernos deben orientar y garantizar las inversiones hacia áreas en donde se obtengan resultados, que permitan proporcionar beneficios económicos y sociales dentro de un marco de sostenibilidad medioambiental. (FIN).

 

 

Por Eduardo Henríquez P.

Periodista

lalohenriquez@yahoo.es








PUBLICACIONES

Nombre de usuario:

Clave de acceso:



Organizaciones
MUCECH

















Confederacion La Voz del Campo

NUEVO SUBSITIO
Movimiento Unitario Campesino y Etnias de Chile MUCECH
Av. Portugal 623 Of. 1A, Santiago, Chile   -   Fono: (56-2) 222 65 72   -   Fax: (56-2) 635 15 18   -   E-Mail: mucech@mucech.tie.cl